Prepara tu auto para el frío antes de que sea tarde

Adapta tu auto, camioneta o 4x4 para el frío antes que el Señor Invierno sople fuerte y no te permita conducir.

El viejo invierno odia a tu auto. Llegará para congelar la batería, tratará de robarte la tracción con hielo y nieve, opacará las luces, tapará el toma aire y lo conducirá hacia una trampa de nieve de un momento a otro. Tu deber es estar preparado, es tiempo de adaptarte al frío.

Si frío y nieve asoman en el pronóstico, invertir un poco de tiempo y dinero ahora puede rendir mucho cuando aparezca la primera ráfaga invernal. Pon atención en sólo cinco puntos clave de tu auto, camioneta o deportivo para convertirlo en un compañero de viaje más confiable y seguro desde ahora hasta que el aroma de las flores vuelva a flotar en el aire.

Revisa la batería

No existe un sonido más deprimente en una mañana helada que el "click, click, click" de un arranque que no recibe la energía suficiente para encender el motor. A medida que baja la temperatura, las baterías normalmente pierden poder, lo que significa que si la tuya está al límite ahora, probablemente haya muerto cuando el termómetro se aproxime a cero. Steve Marsh, mecánico y propietario de High Country Automotive Repair en Colorado, Estados Unidos, recomienda una prueba de tensión antes de temporada para cualquier batería que tenga más de cuatro años.

"Pide en el taller una prueba de carga de la batería", recomienda Marshal. "Esto simula un arranque de 15 segundos y le quita amperios a la batería. Si cae por debajo de los 9.5 volts, debe ser reemplazada porque en condiciones extremas probablemente no logre arrancar el auto". Marsh agrega que para obtener el rendimiento máximo, éste es un buen momento para verificar que las terminales de tu batería estén limpias y las conexiones de cables, ajustadas".

Cambia tus neumáticos

El desempeño de los neumáticos es crítico cuando la tracción importa. Para un agarre óptimo en invierno, considera reemplazar cada temporada los neumáticos por un conjunto especial para frío. Identificados con un símbolo de un pico de montaña con un copo de nieve al costado, tienen una textura y material preparados para lucirse sobre hielo y nieve y mantener la elasticidad en temperaturas extremas. Bajo frío severo, el compuesto de los neumáticos normales se endurece y tiene peor tracción inclusive sobre pavimento seco.

"En zonas donde hay mucha nieve, los neumáticos normales te ofrecerán movilidad adecuada, pero no te darán confianza", explica Kurt Berger, gerente de ingeniería de producto en Bridgestone Americas. "Aunque hay muchas variables a tener en cuenta, por lo general un neumático de invierno ofrece un 30 por ciento más de tracción que uno normal, lo cual mejora muchísimo el frenado, el agarre y la maniobrabilidad".

Comprar un conjunto extra de neumáticos de invierno -necesitas cuatro, no sólo para las ruedas de tracción- puede parecer extravagante, pero Berger recuerda que durante el invierno tus neumáticos normales descansarán, los neumáticos de invierno están preparados para durar tres temporadas promedio. Considera el costo de reparar algún choque, tu seguridad y la de otros conductores y los neumáticos de invierno te sonarán más a una inversión. Aunque el requisito mínimo indispensable es asegurarte de que tus neumáticos corrientes todavía tengan una profundidad de huella decente, eso puede medirse en cualquier tienda de neumáticos.

Alinea los faros

El rendimiento de los faros es más importante en invierno simplemente porque pasamos más tiempo conduciendo en la oscuridad. Comienza por alinear o "apuntar" tus faros según las directivas del manual de usuario. Muchos vehículos ahora poseen pequeños niveles de burbujas sobre la coraza de la óptica (debes abrir la capota para verlas) que funcionan como guías. Ajustando un tornillo o perilla puedes centrar la burbuja para apuntar el faro hacia arriba o abajo.

Apuntar las luces no será de mucha ayuda si la carcaza plástica está oscurecida o brumosa. He visto autos y camiones en las carreteras con cubiertas de faros tan malas que apenas se veían, el congelamiento reduce mucho la luminosidad. Esto ocurre mayormente por la exposición a los rayos ultravioletas que hacen que las cubiertas de policarbonato se oscurezcan con el tiempo. Por último, mantén tus faros limpios. Utiliza la herramienta para limpiar el parabrisas de las gasolineras para quitar los residuos que hayan quedado y que pueden disminuir el rendimiento de los faros.

A prueba de empañamiento

Los vidrios empañados pueden ser un dolor de cabeza conduciendo en invierno bajo condiciones frías y húmedas y son un tema de seguridad si disminuyen la visibilidad del conductor. Para combatir el empañamiento, empieza por limpiar el interior de tus vidrios con un producto específico de calidad y un trapo de felpa. El interior de los vidrios por lo general está recubierto por una fina capa de película aceitosa que repele las adherencias en climas cálidos. Esta película atrae la humedad. Los residuos del humo del cigarrillo tienen el mismo efecto. Tendrías que dedicarte mucho para poder quitar por completo la película.

Prender el aire acondicionado con el descongelador sacará la humedad del habitáculo y ayudará a desempañar las ventanillas. Mantén el sistema de ventilación en "aire fresco" para que esa humedad sea expelida del auto y no recircule en el interior. Por último, trata de cepillar la nieve de tu ropa y zapatos antes de entrar al auto. La nieve derretida añade humedad al aire y tiende a empañar las ventanillas.

Lleva un kit de emergencia

Es importante llevar en el auto un equipo básico de emergencia preparado para el invierno, especialmente si viajas a zonas rurales o remotas. De ser posible, llévalo en el interior por si no pudieras alcanzar la cajuela. El kit debe incluir:

• Cables de arranque • Una combinación de espátula para hielo y cepillo para nieve • Una pala pequeña • Linterna y baterías extra • Comida no perecedera, como nueces y barras de cereales • Agua embotellada • Chaqueta de invierno, guantes y botas • Una manta o saco de dormir • Leche maternizada y pañales en caso de que tengas un bebé • Kit de primeros auxilios • Material de lectura para mantenerte ocupado mientras esperas ayuda o que el tránsito se despeje

Si quedas atascado o varado, quédate en el vehículo, éste te proveerá refugio y te hará más fácil de localizar. Si tienes teléfono celular, llama pidiendo ayuda. Y recuerda, parafraseando a un poeta inglés, si falta poco para el invierno, la primavera no puede estar muy lejos.

Charles Plueddeman, experimentado periodista de motores originario de Wisconsin, ha estado manejando, corriendo y probando autos, motos, barcos, ATVs y vehículos de nieve por más de 20 años. Colabora habitualmente con la Boating Magazine y la Outdoor Life y sus reseñas han sido publicadas en Popular Mechanics, Men's Journal, AutoWorld, Playboy, Boats.com y muchas otras revistas, diarios y sitios web de Estados Unidos.